sábado, 5 de octubre de 2019

Adriana Martínez Rodríguez, Goetz Gold LLC y la engorrosa trama del oro venezolano

Goetz Gold LLC forma parte del grupo Tony Goetz (www.tonygoetz.com) cuya casa matriz se encuentra en Amberes, Bélgica, conocida internacionalmente como la ciudad de los diamantes.


Goetz Gold está bajo sospecha por formar parte de una red de tráfico ilegal de minerales conflictivos. La empresa exporta a Europa y Estados Unidos toneladas de oro procesado por la compañía African Gold Refinery (AGR) de Uganda, la refinería más grande de África subsahariana, que a su vez pertenece en su totalidad al mismo emporio belga. Parte del material con el que esta fábrica produce los lingotes proviene del contrabando de la República Democrática del Congo (RDC), donde 100 por ciento de la actividad minera es ilegal y sirve como fuente de financiamiento para compra de armamento en un país de alta inestabilidad política, social y económica desde hace décadas.


Los señalamientos se basan en las investigaciones de “Lavandería dorada”, publicadas en octubre de 2018 por The Sentry, organización anticorrupción con sede en Washington que monitorea los negocios que causan masacres en África, co-fundada por el actor estadounidense George Clooney.

Pero el oro que refina la AGR no sólo proviene de sus vecinos de África. Recientemente, la compañía ugandesa admitió que recibe material de América del Sur presuntamente desde  Venezuela  , que hoy se vale de las ventas de oro para obtener liquidez ante su colapsada economía y evadir las sanciones de Estados Unidos y Europa.

Autoridades policiales de Uganda declararon el 13 de marzo de 2019 que están investigando a la refinería sobre la legalidad de la importación de 7,4 toneladas de oro en marzo de 2019 por un valor de unos US$300 millones.

Esta empresa belga con sede en Kampala, Uganda, bajo investigación por el grupo de Expertos del Consejo de Seguridad de la ONU, fue la misma que compró 21,8 toneladas de oro a Venezuela en 2018, cantidad  que representa 30 por ciento del total de las ventas del BCV al exterior del año pasado. Salieron por el aeropuerto de Maiquetía en tres vuelos en diferentes fechas: el cargamento mayor, de 15,6 toneladas, se registró el 3 de diciembre de 2018, después que Estados Unidos anunciara sanciones a todo aquel que hiciera transacciones con el oro venezolano.

Uno de los cerebros financieros de la engorrosa trama es al parecer la colombiana Adriana Martínez Rodríguez, esposa de un empresario neogranadino con estrechos  lazos con Nicolás Maduro y Piedad Córdoba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario