lunes, 4 de febrero de 2019

The Washington Post: Las sanciones de Trump golpean a Venezuela donde duele: su petróleo

The Washington Post:

Cuando la administración de Trump decidió asumir la asediada presidencia de Nicolás Maduro, golpeó la última joya de la corona de la economía en crisis de Venezuela: Citgo.


De propiedad absoluta de la compañía petrolera estatal de Venezuela, la firma de refinación y comercialización con sede en Houston ha logrado mantenerse como una empresa saludable incluso mientras los líderes de Venezuela persiguen políticas económicas desastrosas.

Solo Citgo ha podido preservar su solvencia. Solo Citgo ha suministrado diluyente, la sustancia que diluye el espeso petróleo crudo de Venezuela lo suficiente para que fluya a través de tuberías. Y solo Citgo ha proporcionado el dinero en efectivo que Maduro ha utilizado para asegurar la lealtad de sus partidarios.

Pero Citgo, que tiene refinerías de petróleo en Texas, Luisiana e Illinois, ya no puede superar la brecha entre su identidad como una operación estadounidense y sus propietarios venezolanos.

El presidente Trump lo ha puesto de lleno en el centro de una guerra económica sobre el futuro de Venezuela. Las nuevas sanciones de la administración ordenan a la compañía que desvíe sus pagos por el crudo venezolano a una cuenta bancaria de EE. UU. A la que Maduro no podría acceder.

El Departamento de Estado dijo el martes que permitiría al líder opositor Juan Guaidó, reconocido como el presidente interino venezolano por la administración de Trump, extraer fondos de la cuenta y nombrar nuevos directores para Citgo y su empresa matriz, Petróleos de Venezuela.

John Bolton, asesor de seguridad nacional de Trump, dijo que tuvo una "reunión muy productiva" con tres ejecutivos de Citgo el miércoles.

Debido a las sanciones financieras impuestas por Trump en agosto de 2017, los pagos de Citgo a PDVSA ya se han restringido, lo que ha impedido que la compañía exprima el dinero de Citgo. Como resultado, Citgo es más saludable. La compañía ha estado pagando deuda y trabajando en el mantenimiento diferido. En un correo electrónico, dijo que ha acumulado más de $ 1 mil millones en reservas de efectivo.

El gobierno venezolano probablemente buscará lugares, probablemente India o China, dispuestos a refinar su petróleo crudo y pagarlo en efectivo. El martes, el jefe de PDVSA, Manuel Quevedo, dijo que "para que un petrolero salga de un puerto venezolano con el crudo que pertenece a nuestro pueblo, debe pagarlo antes de salir del puerto".

Pero es probable que los países más remotos no puedan comprar y refinar tanto el crudo venezolano como Citgo, o podrían generar tratos más difíciles. Y los petroleros tendrán que pasar por el Canal de Panamá y el Pacífico, incurriendo en mayores costos de transporte. Se cree que Venezuela está llegando a grandes casas comerciales como la Vitol de Suiza.

"No tienen muchos amigos, y al menos algunos de ellos han estado apoyando a Venezuela para obtener un reembolso y no para proporcionarle al régimen un salvavidas ilimitado", dijo Richard Cooper, socio y experto en reestructuración de deuda de la firma de abogados. Cleary Gottlieb.

Es un conjunto difícil de elecciones. Citgo podría tener que encontrar nuevos proveedores, al igual que Venezuela tiene que buscar diferentes compradores. Y Citgo tiene que competir contra otros importadores estadounidenses de crudo venezolano, como Valero, la mayor refinadora de petróleo de EE. UU. Y Chevron.

El año pasado, Citgo utilizó crudo de 31 proveedores en 18 países, según una persona cercana a Citgo. El cuarenta y dos por ciento provino de fuentes estadounidenses y el 24 por ciento de Venezuela.

El siete por ciento de las importaciones de petróleo de los EE. UU. (670.000 barriles por día) provino de Venezuela el año pasado, lo que la convierte en la cuarta fuente más grande detrás de Canadá, Arabia Saudita y México. Las importaciones cayeron a 574,000 barriles por día en diciembre.

Lillian Riojas, portavoz de Valero, dijo en un comunicado que la compañía "cumplirá con las sanciones y re-optimizará nuestro suministro de crudo para minimizar cualquier impacto resultante".

Chevron dijo que "sigue administrando activamente los problemas de suministro".

Es probable que los suministros de reemplazo provengan de países como Irak y Arabia Saudita que tienen capacidad adicional y algunos de los crudos pesados ​​de baja calidad similares que utilizan las refinerías de Citgo.

Ambos países son miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y es probable que tengan en cuenta el efecto que tendrá un cambio en los suministros mundiales sobre los precios mundiales, que han sido relativamente bajos.

En 1998, antes de que Hugo Chávez tomara el poder en Venezuela, PDVSA producía 3.3 millones de barriles por día, tres veces los niveles actuales. Esa disminución en Venezuela, uno de los fundadores de la OPEP, ha ayudado a elevar los precios globales y ha impedido que el resto de la OPEP tenga que hacer recortes en la producción. La pregunta es si Arabia Saudita quiere ayudar a Trump y mantener bajos los precios de la gasolina en los Estados Unidos o aprovechar esta oportunidad para drenar los inventarios globales.

Una vez que un ajuste perfecto

Citgo no es su compañía petrolera ordinaria. Por un lado, emplea a unos 3,900 trabajadores y contratistas en Corpus Christi, Tex .; fuera del lago Charles, La .; y en Lemont, Illinois. Por otra parte, su director ejecutivo, Asdrúbal Chávez, primo del difunto hombre fuerte venezolano Hugo Chávez, trabaja desde lejos. Su visa de los Estados Unidos fue revocada en julio, efectivamente excluyéndolo del país.

En ese momento, Citgo dijo que "las operaciones diarias permanecen ininterrumpidas y el liderazgo de alto nivel permanece sin cambios".

A fines de 2017, Maduro acusó a algunos de los principales líderes de corrupción de Citgo. Seis ejecutivos de Citgo, cinco de ellos con doble ciudadanía, fueron atraídos a Caracas, aparentemente para hablar sobre la adquisición de una refinería en Aruba. En cambio, fueron arrojados a la cárcel , donde todos menos uno permanecen. Por otra parte, Nelson Martínez, un ex director ejecutivo de Citgo que se convirtió brevemente en ministro de petróleo de Venezuela, murió mientras estaba bajo la custodia del estado a los 68 años. Las autoridades dijeron que murió de una "enfermedad crónica grave".

Los hombres arrestados, según dijeron los analistas a The Washington Post en ese momento, parecían estar aliados con Rafael Ramírez, ex presidente de PDVSA y aliado de Hugo Chávez que era el representante de Venezuela en las Naciones Unidas. Las familias han disputado vigorosamente eso.

El Departamento de Estado se negó a hacer comentarios, citando "consideraciones de privacidad". En una declaración, dijo que "no podemos hacer comentarios sobre el estado de los ciudadanos privados de los Estados Unidos, pero seguimos trabajando estrechamente con socios internacionales para garantizar la seguridad y la seguridad de Ciudadanos estadounidenses en Venezuela ".

Todo esto está lejos de las raíces de Citgo. Fundada como Cities Service Co. en 1910, adoptó el nombre de Citgo en 1965. Un letrero de Citgo sigue siendo un ancla en el horizonte de Boston, visible desde Fenway Park.

A principios de la década de 1980, Citgo era una de las compañías de petróleo y gas más grandes de EE. UU., Y se convirtió en un objetivo en una ola de batallas de compras multimillonarias. Occidental Petroleum lo compró y escindió las operaciones de refinación y comercialización.

PDVSA compró la mitad de Citgo en 1986, y en 1990, compró el resto. Parecía un ajuste perfecto. El acuerdo le dio a la petrolera estatal venezolana acceso directo al enorme mercado de Estados Unidos, mientras que las refinerías de Citgo podrían aprovechar las reservas petroleras más grandes del mundo, dijo Francisco J. Monaldi, un miembro de la política energética de América Latina en la Universidad Rice. Las refinerías también le dieron a PDVSA una salida para la inversión y una forma de eludir las cuotas de la OPEP.

Sin embargo, un período de liberalización económica en Venezuela terminó en 1999, cuando Chávez, un antiguo paracaidista, ganó una elección presidencial con un mensaje anti-imperialista de izquierda. Citgo fue puesto repentinamente en un papel político. Los ingresos petroleros de PDVSA representaron la mitad del presupuesto del país. Chávez utilizó este ingreso petrolero para financiar ambiciosos programas de bienestar social, estableciendo que los precios de la gasolina en Venezuela eran tan bajos que el consumo interno se disparó.

En 2006, Chávez intentó vender Citgo, estableciendo un precio mínimo de $ 10 mil millones. Nadie se adelantó. Los analistas dicen que hoy Citgo vale alrededor de $ 7 mil millones.

Mientras la economía de Venezuela se desmoronaba, Chávez y su sucesor, Maduro, hipotecaron el único elemento de valor restante: Citgo. Ofrecieron el 50,1 por ciento de Citgo como garantía para atraer a los compradores de una emisión de bonos. Puso al resto de la compañía a obtener préstamos de la petrolera rusa Rosneft.

E hicieron acuerdos con China y Rusia que requieren que Venezuela realice pagos en crudo, lo que reduce el flujo de efectivo de las exportaciones de petróleo.

Impacto en los estadounidenses

A lo largo del período, Citgo pudo argumentar que la acción contra la compañía perjudicaría a los consumidores y trabajadores de los Estados Unidos. Hasta el mes pasado, el presidente de los fabricantes estadounidenses de combustibles y productos petroquímicos, Chet Thompson, envió una carta a la Casa Blanca explicando cómo las sanciones podrían elevar los precios de la gasolina.

"Le instamos a considerar cuidadosamente el impacto que tendrían las sanciones sectoriales en las empresas, los trabajadores y los consumidores de Estados Unidos", escribió. "Muchas refinerías estadounidenses han realizado importantes inversiones para optimizar el procesamiento de crudo pesado y agrio, en particular el crudo venezolano". Agregó que tales medidas no "abordarían los problemas muy reales en Venezuela".

Pero la política de Trump hacia Venezuela ha diferido de su postura de "América Primero".

"Fue uno de los pocos temas que interactué con el presidente, donde tuvo una visión de ello y creía firmemente en él e intenté comprometerme personalmente", dijo Fernando Cutz, ex director sénior del Consejo de Seguridad Nacional que ahora trabaja en el Grupo Cohen.

“En su segundo o tercer día, me llamó para informarle sobre Venezuela. No tuve que empujarlo por la cadena. Se acercó a nosotros ", dijo Cutz. "Esto es algo que desde el principio le interesó mucho a nivel personal".


Recientemente, los comentaristas de derecha han revivido sus críticas a Trump sobre Venezuela. En una transmisión del 15 de enero en Fox Business Network, el presentador Trish Regan dijo: “El gobierno venezolano, ¿sabes qué? Tienen una línea de vida financiera. Y ese salvavidas está aquí en los Estados Unidos. La petrolera estatal. Controla Citgo. . . . ¿Cómo demonios estamos permitiendo que la compañía opere aquí cuando tienen a cinco estadounidenses en prisión?

Más sanciones fueron anunciadas 13 días después.

Incluso antes de la elección de Trump, Venezuela enfrentó presiones financieras. En 2007, Chávez quiso reescribir los términos del contrato para las compañías que operan en el vasto y rico Cinturón del Orinoco, rico en petróleo. ExxonMobil, enojado, dijo que no, que abandonó el 2 por ciento de sus reservas mundiales y luego ganó un premio de arbitraje de $ 1.4 mil millones. En 2008, Chávez publicó anuncios en periódicos de página completa que decían : "Exxon convierte el petróleo en sangre".

Por separado, el año pasado ConocoPhillips ganó un premio de $ 2 mil millones que no pudo cobrar. Conoco podría intentar conseguir el dinero que fluye en las cuentas bloqueadas.

Algunas otras compañías han permanecido en Venezuela, incluidas Chevron y muchas compañías líderes de servicios petroleros. Según las nuevas sanciones, tienen hasta el 27 de julio para detener las operaciones, dijo Cooper.

Anticipándose a un nuevo líder, los miembros de la Asamblea Nacional de Venezuela han redactado una nueva ley petrolera que permitiría una inversión mucho mayor por parte de empresas extranjeras, dijo Pedro Burelli, consultor y ex director de la compañía petrolera nacional venezolana.

Dijo que le quitaría el poder regulatorio a PDVSA y lo transferiría a una nueva agencia, abriendo las riquezas petroleras de Venezuela a entidades internacionales.

"Es una inversión muy, muy pro-extranjera", dijo.

Que esa propuesta se convierta alguna vez en ley depende del destino político de Guaidó. Con la ayuda de la administración Trump, el control de Citgo y su dinero podría ser su primer paso concreto.

Lea la nota https://www.washingtonpost.com/national/health-science/citgos-profits-propped-up-venezuelan-leaders--until-now/2019/01/30/f0342c0e-2324-11e9-90cd-dedb0c92dc17_story.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario