miércoles, 21 de noviembre de 2018

Viaje del vicealmirante Franklin Zeltzer Malpica a Panamá oculta operación fraudulenta con cheque de DIANCA por más de $1 millón

El Vicealmirante (retirado) Franklin Zeltzer Malpica, presidente de DIANCA, estuvo en Panamá para tratar de canjear un cheque certificado por más de $1 millón, exactamente $1.198.000,00.


El dinero se presume pertenece a la empresa pública venezolana Diques y Astilleros Nacionales C.A. (DIANCA). Para la inversión Zeltzer Malpica contaría con una red de contactos dentro y fuera de Venezuela. Una copia del cheque a la que se ha podido tener acceso y de documentos de ingreso y egreso migratorio a la República de Panamá, que pueden ser verificados por las autoridades panameñas y venezolanas, dejan constancia de los movimientos de Malpica. Por ahora pueden adelantarse algunos detalles.


Preámbulo de fraudes

"Detrás de los barrotes de su celda en la cárcel de La Picota, en el sur de Bogotá, David Murcia debe sentir la misma impotencia que los miles de ahorristas que no pudieron retirar su dinero de la empresa DMG.

A Murcia, y aquí se acaban las comparaciones con los frustrados ahorristas, no lo perjudicó el cierre de una empresa en la que depositó su confianza y sus dólares. Lo perjudicó, en cambio, la estampida con los bolsillos llenos de dólares que protagonizaron sus socios y colaboradores de Panamá tras su detención. Y a los que, les envió un mensaje escrito sin medias tintas: que le devuelvan lo “suyo”.

Murcia le puso nombre y apellido a dos personas que –según él– engrosaron sus cuentas bancarias con plata de DMG: los empresarios Ernesto Chong Coronado y Martín Rodin, este último uno de los protagonistas del escándalo del Cemis. “Yo sé que me tienes más de 8 millones y los necesito, no quiero recurrir a otros medios”, dice una carta que firmó Murcia y que tenía como destinatario a Chong. Otra, iba dirigida a Rodin.

¿Qué reclama Murcia? Fuentes vinculadas al fundador de DMG dijeron que Chong Coronado abrió al menos una cuenta bancaria en Belice para recibir plata de los ahorristas de DMG Panamá. Según calculan, allí había depositados unos 4 millones de dólares que –aseguran– Chong supuestamente nunca devolvió.


El Ministerio Público de Panamá, que abrió dos investigaciones a Murcia por supuesta captación ilegal de dinero y lavado de activos, no perdió el tiempo: ordenó congelar el dinero de Belice.

Documentación bancaria prueba que clientes de DMG en Panamá giraron dinero a una cuenta de Belice a nombre de Parker Caribean Internacional Inc.

Afuera también

Pero no solo la justicia de Panamá posó sus ojos sobre Chong: dentro del proceso judicial que se le siguió a Murcia en Colombia (que incluyó 2 mil 500 horas de grabación) hubo una conversación telefónica que lo involucra: en una conversación el 4 de agosto de 2008 con dos asistentes de Margarita Pabón –pieza clave de DMG en Colombia– donde hablan de las cuentas que abrió “Don Chong” en Belice.


Aparte del dinero en Belice, el creador de DMG calculó –según fuentes cercanas a él– que Chong se quedó con 4 millones de dólares en efectivo y unos diamantes valuados en un millón de dólares que Murcia le entregó a un guardaespaldas de Chong el día de su detención.

Hubo, además, otra cosa que Murcia le reclamó a Chong: un avión marca Cessna Citation II 550 (modelo 1980) que la empresa Aseguradora Mundial valuó en 2 millones de dólares.


La documentación sobre la aeronave que figuró, por lo menos hasta enero de 2007, a nombre de la sociedad Waipunalei Inc.

¿De quién es esa sociedad? Sus directivos son los mismos que figuran en cientos de sociedades de “papel” que creó la empresa de Chong, PMC Group, por pedido del creador de DMG.

También hay documentos internos de PMC Group que probarían que el avión sería de Murcia: el 27 de septiembre de 2006, PMC Group envió a Murcia una propuesta de servicios para el registro de su avión en el que detalla que la máquina será inscrita bajo una sociedad panameña que se utilizará “únicamente para el propósito de propietaria de la aeronave, de modo que no se vincule con ninguno de sus otros activos, debido a los diferentes riesgos en que incurre este tipo de equipos”.

A eso se suma un e-mail que envió PMC Group a un empleado de DMG, en el que reconocen que Murcia es dueño de la aeronave, aunque –dicen– “no el único”. El Cessna 550 –que el Ministerio Público de Panamá no logró confiscar– estuvo, hasta septiembre de 2008, operando desde el aeropuerto de Albrook. Hoy, su ubicación es un misterio.

Giros desde Colombia

Murcia acusa, PMC Group niega. Dentro de ese laberinto de idas y vueltas hay un documento clave incluido en la investigación colombiana que probaría que Chong estaba involucrado en los negocios de Murcia más allá de sus funciones formales: su papel en el acuerdo que suscribió la sociedad de Murcia, Amazing Asset Inc., con la colombiana Cambios y Capitales S.A., esta última incluida por Estados Unidos en la llamada “Lista Clinton” por sus supuestos vínculos con el narcotraficante Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta.

A raíz de ese acuerdo, DMG logró girar de Colombia a Panamá más de un millón de dólares.

Durante la reunión de junta directiva de Cambios y Capitales S.A., celebrada el 5 de marzo de 2007, los responsables de la empresa colombiana detallan el papel de Chong en las negociaciones con la sociedad panameña de Murcia.

Amazing Asset Inc. recibió, producto de 681 operaciones, un millón 282 mil dólares desde Colombia a través de la empresa vinculada a Chupeta. ¿Quién manejaba las cuentas de esa empresa? Murcia y su esposa, Joanna Ivette León.

Los suscriptores de Amazing Asset Inc. son los mismos que aparecen en las sociedades que PMC Group le creó a Murcia: Arquímedes Pérez y Eduardo Bonilla.

Pérez y Chong fueron los encargados de contactar y luego cerrar el negocio con Cambios y Capitales S.A., según el acta de su junta directiva. En esta se detalla: “En noviembre 9 de 2006 esta Presidencia se desplazó a la ciudad de Panamá, en donde en compañía del señor Ernesto Chong, funcionario de PMC Group, se reunió con el licenciado Arquímedes Pérez, representante legal y presidente de la firma Amazing Asset Inc., persona con honorabilidad profesional y cuya compañía contaba con la capacidad operativa, según referencia avalada por el señor Chong de PMC Group”.
Lejos de esas palabras, la realidad era otra: Pérez no era más que un empleado de Chong, según acreditó el Ministerio Público.

La otra carta

El otro empresario que recibió “correspondencia” desde La Picota fue Rodin: Murcia le reclamó en dos cartas sus “cosas”, entre las que incluyó un “saldo a su favor” y un carro marca Kia en cuyo interior habría información sobre las transacciones de DMG.

Murcia pide –al igual que en la carta enviada a Chong– que sus pertenencias se las entregue a “Alex” cuyo nombre completo es Alexander Ventura Noguera, a cargo de la Fundación Internacional DMG “Amigos de David Murcia”.

A Rodin, Murcia le reclama –según personas de su círculo íntimo– unos 5 millones de dólares, producto de una transacción con oro que nunca –dicen– llegó a concretarse.

Al que sí le cayó el Ministerio Público fue a Luis Hugo Pinto, ex gerente de DMG en Panamá.

Asesor para invertir y limpiar dinero sucio

Cada día cobra más fuerza la hipótesis de que Ernesto Chong Coronado, a quien David Murcia le reclamó desde la cárcel B/ 8 millones, era más que un asesor financiero del Grupo DMG.


No sólo manejó la contabilidad de la red de empresas que Murcia estableció en Panamá, a través de sociedades anónimas que fueron creadas por la firma PMC International Legal Services, en la cual es socio. También contrató los servicios de otras empresas para crear sociedades y cuentas bancarias.

Una de ellas fue el buffete de abogados Arjona, Figueroa, Arrocha & Díaz, que abrió 7 sociedades anónimas, entre ellas, RHE International, S.A., y Alliance Capital Groups, INC., además de 9 cuentas bancarias, según consta en el expediente. Allí se transferían parte de los dineros de los "ahorristas" que creyeron en las operaciones de DMG.

Cuentas

Chong Coronado, según conversaciones electrónicas que sostuvieron directivos de DMG, también solicitó el acceso online de las cuentas.

Esto preocupó a una de las empleadas de DMG -identificada como Lina- que se lo comunicó a Joanne De León Bermúdez, esposa de Murcia. "Me preocupa que empiecen a realizar retiros", dice uno de los e-mails.

Agrega: "Por eso prefiero, en este caso, que sea David quien me autorice a dar estas claves porque me parece delicado, es él quien debe tomar esta decisión, ya que el acceso directo también es para traslados directos".

En esa comunicación, Lina también advierte que "el acceso de la cuenta de ellos -Parker- nunca me la quisieron dar".

Avioneta

En agosto de 2006, Murcia optó por llevar a Panamá una aeronave del Grupo DMG en Colombia y para tal fin consultó a PMC Group. Esta firma recomendó crear una sociedad anónima para registrar la nave bajo este nombre y usarla únicamente para el propósito de propietaria de la aeronave, de modo que no se vincule con otros activos.

En segunda instancia, la firma sugirió hacer los trámites necesarios para el registro de la aeronave con matrícula panameña para que no se pueda tener acceso por acreedores en Colombia.

Tras aceptar Murcia la propuesta, PMC Group registra la aeronave bajo la sociedad Broadwing International Corp., cuyos directivos figuran en sociedades que creó la empresa de Chong a DMG.

El cheque del millón

Diques y Astilleros Nacionales C.A. (DIANCA) tenía al parecer una cuenta en Banesco Panamá, que decidieron cerrar y devolver en cheque de gerencia el monto mencionado ($1.198.000,00), cheque a nombre de la compañía DIANCA. En esa cuenta uno de los firmantes era el Vicealmirante (retirado) Franklin Zeltzer Malpica, presidente de DIANCA. El cheque lo mantuvieron por más de un año hasta que venció y finalmente fue a parar a las oficinas de PMC a cargo de Ernesto Chong Coronado ex asesor financiero de David Murcia Guzmán, quien fue señalado por lavado de dinero.


Fue entonces que crearon una sociedad panameña con el mismo nombre, Diques y Astilleros Nacionales C.A. DIANCA. Así abrieron una cuenta en el All Bank, entidad financiera filial del B.O.D., propiedad del muy mentado banquero Víctor Vargas Irausquín. En esta operación se sospecha complicidad interna en el banco, pues en los cargos estratégicos los cargos estratégicos son ocupados por ciudadanos de nacionalidad venezolana.

De esta manera lograron que como el cheque ya estaba vencido el Banco Banesco, lo cambiara por otro con fecha actual, depositándolo en la sociedad panameña recién creada que a la postre no era la dueña del cheque, ni del dinero que fue cobrado en la nueva cuenta, apoderándose de dinero del estado venezolano, una operación con visos fraudulentos y de lavado. @Info_NotiVzla

No hay comentarios:

Publicar un comentario