lunes, 25 de febrero de 2019

El fracaso de los planes y el futuro del guaidismo | Las estrategias maduristas y las pretensiones de la "diplomacia" guaidista

@AmericaPrensa

* Es justo reconocer que Juan Guaidó demostró más valor que cualquier otro líder de la oposición. Pero también hay que reconocer que “por ahora" fracasó y "no alcanzó los objetivos planteados", como alguna vez dijera Hugo Chávez. Guaidó fue muy hábil para superar todos los obstáculos que hubo en su ruta desde Caracas hasta Cúcuta. Ni Guaidó ni sus acompañantes pensaban pasar más de dos noches en Colombia.


Algunos, sin embargo, solo estaban pendientes de aparecer en cámara, figurar en redes sociales y medios de comunicación con presidentes extranjeros, ex-presidentes, cantantes famosos, promotores del concierto Venezuela Aid Live de Cúcuta, etc. Así pensaban ganarse un puesto en la historia. Las más de 200.000 personas que asistieron al concierto no acompañaron al día siguiente el paso de la carga y ayuda humanitaria. Unos bebían, otros tenían un after party con mujeres de alquiler y los más inteligentes figuraban desde temprano frente a los medios internacionales. Estos mismos sonreían saludando el día anterior al presidente Duque y a los representantes de los Estados Unidos. El 23 de febrero todo era distinto. Temprano los gestos corporales eran imponentes, de autoridad, mando y triunfalismo. Horas después se ponían los chalecos azules de la ayuda humanitaria, para no ser confundidos con desertores o colectivos y preservar su seguridad. Al final de la jornada lucían agotados y derrotados. Horas antes la Cadena Caracol confundía con Guaidó a jóvenes diputados y les rendía honores. Pero en la agenda del guaidismo no había un plan B. Ni su primera dama estaba preparada para el revés. Ninguno estaba preparado, ni remotamente, para otro escenario. No llevaban ropa formal ni dinero. Varias familia de los guaidistas peregrinos se quedaron esperando en Venezuela por dinero y comida, que en Colombia sí por fortuna a los viajeros no les faltó.

* Los siempre subestimados "brutos" maduristas resultaron ser muy hábiles. Ahora muchos en el guaidismo piensan que su líder debió quedarse en Venezuela para dirigir personalmente la llegada a su país de la ayuda humanitaria. La oposición vuelve a tornarse acéfala y con un débil liderazgo. Algo está claro, no hay líderes sustitutos o que puedan asumir las funciones del "interino". Las caras visibles de las diferentes facciones de la oposición han tardado en aparecer y pronunciarse. Nadie ha visto últimamente a Edgar Zambrano y Acción Democrática. No se convocó de inmediato a una sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional y después de todos los acontecimientos más de uno se preguntaba si Venezuela tenía un presidente en el exilio y quién presidiría el país y la Asamblea Nacional en ausencia de Guaidó.

* La estrategia del gobierno madurista consistió en no poner al Ejército ni a la Guardia Nacional a resguardar la frontera con armas letales. En cambio estuvieron los llamados "colectivos", funcionarios de las FAES, presos y grupos que pudieran ser considerados población civil. No se produjeron cientos de muertes que justificaran una intervención militar internacional. Las "damas de blanco" no pudieron atravesar la frontera, frases ser atacadas por "colectivos" y mujeres policía. El país entero no salió a las calles por una u otra razón.

* En el aire quedaba la interrogante de qué sucedería con Juan Guaidó después de violar la prohibición de salida del país, de si podría reingresar a Venezuela por el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar sin ser capturado. También están quienes se preguntan qué sucederá con los diputados y dirigentes que han solicitado una intervención armada internacional ¿Los acusarán de traición a la patria? Y qué hay de los cientos de venezolanos de a pie que salieron de su país y no han podido regresar. ¿Les vendieron humo?

* En las regiones los consultores electorales de Guaidó tratan de reorganizar a Voluntad Popular, para imponer al frente del partido a los afectos al presidente de la Asamblea Nacional, pero se han encontrado con dos problemas. El primero es la falta de recursos económicos y ausencia de estructura política. Mientras que en segundo lugar está que los cargos directivos son ejercidos legalmente por activistas de Acción Democrática que solo responden a las órdenes de Henry Ramos Allup. Así se hizo en las pasadas elecciones regionales, como parte de un acuerdo político. Además, no hay que olvidar que al igual que AD, Voluntad Popular también forma parte de la Internacional Socialista.

* El periodista Roland Carreño y un novel acompañante estuvieron en primera fila en Puerto Cabello para recibir el barco con la ayuda humanitaria procedente de Puerto Rico. Pero la Armada venezolana impidió la llegada de la embarcación. Allí mismo varios trataron de figurar a como dé lugar. No pudieron cortar la cinta rosada ni partir contra el casco del barco la tradicional botella de champaña.

* La ausencia de Washington de Carlos Vecchio, el representante diplomático del guaidismo, hace casi omnipresente la aparición del "Ministro Consejero" Gustavo Marcano en las actividades "diplomáticas". Esos menesteres conservan la esperanza de ser la catapulta para una gobernación o puesto de alta responsabilidad en un soñado gobierno post-transición.

* Los acontecimientos del 23 de febrero mostraron en relieve que los planes norteamericanos no salieron a pedir de boca. En alguna proporción guardan similitud con la fallida invasión de Bahía de Cochinos ocurrida el 1961 en Cuba. En la oposición mientras, los más radicales proponen crear una fuerza invasora compuesta por oficiales venezolanos desertores o en el exilio. Pero ¿Podrán cumplir sus sueños o será otra de tantas apuestas que no conducen a ningún lugar?

1 comentario:

  1. Muy objetivo este artículo, hace falta este tipo de periodismo en nuestros países.

    ResponderEliminar